Proyecto de identidad corporativa para el joven estudio de arquitectura valenciano Tamborí Arquitectes, o lo que es lo mismo Rebeca Pérez y Vicente Benlloch.

En Valenciano, Tamborí es el nombre que se da al talud de hormigón colocado en las pistas de juego de pelota valenciana para forzar el rebote a 45º. Con ese elemento principal como concepto, recurrimos al apóstrofo tipográfico para recrearlo, vinculándolo al uso de la propia letra y pudiendo utilizarlo en cualquier texto escrito y con cualquier tipografía.

El apóstrofo colocado antes de la «t» inicial se convierte en un símbolo que refuerza el monograma identificador del estudio.

Se trata de un logotipo casi exclusivamente tipográfico, que busca ser recordado tan sólo por ese guiño. Sus distintas versiones permiten unificar el aspecto de la papelería, los planos, las presentaciones de proyectos, etc. y hacer destacar la marca con el resaltado amarillo similar al de un rotulador fluorescente.